Lomo ibérico de Cebo de Campo

39,90/kg

El lomo ibérico de cebo de campo Leoncio procede de carne magra de cerdos ibéricos criados en libertad con pasto libre en las dehesas de Guijuelo (Salamanca). Está curado durante 4 meses en el clima frío y seco característico de esta zona, que le confiere un sabor excepcional.

Limpiar

Más información

El lomo ibérico de cebo de campo proviene de cerdos ibéricos (50% raza ibérica) criados en libertad en las dehesas de Guijuelo, alimentados con bellotas, hierbas y suplementados con leguminosas y cereales. No adquiere el título de lomo ibérico de bellota porque los cerdos no han comido las suficientes bellotas para alcanzar esta categoría.

Los lomos ibéricos de cebo de campo de Leoncio son curados durante 4 meses.

Presenta un color rojizo con vetas blanquecinas de grasa que le confieren un sabor único.
Está producido en Leoncio, una empresa familiar fundada en 1877 en Guijuelo, que ha sabido mantener las tradiciones de sus inicios a las que ha sumado las innovaciones técnicas actuales pero conservando el sabor de antaño.

LOMO IBÉRICO DE CEBO DE CAMPO

Envío

Recibirás la cantidad de lomo ibérico de cebo solicitada envasada al vacío, para garantizar su óptima conservación y la máxima frescura.

Sugerencias de conservación

El lomo ibérico, como otras chacinas, ha de conservarse en un lugar fresco y seco. Si está loncheado y no se dispone de bodega que permita estas condiciones, en el frigorífico hay que colocarlo en la parte menos fría, en la zona destinada a las verduras. En una pieza envasada al vacío, el lomo durará meses.

conservación_carne_vueltayvueltacarne.es

Sugerencias de consumo

Para apreciar todo su aroma y sabor, el lomo ibérico ha de consumirse a una temperatura de 24 grados.

LOMO IBÉRICO DE CEBO DE CAMPO

Información nutricional

Valor medio por 100g

  • Valor energético: 1285 kJ/302 kcal
  • Grasas: 15,5 g
  • De las cuales saturadas: 5,8g
  • Hidratos de carbono: 0,34g
  • Azúcares: 0,2g
  • Proteínas: 39g
  • Sal: 3g
  • Producto sin gluten

Salud y sabor Sostenibilidad Terneras felices